Blogia
AMBIENTES LUDICOS DE APRENDIZAJE

LOS AMBIENTES LÚDICOS DE APRENDIZAJE

LOS AMBIENTES LÚDICOS DE APRENDIZAJE

En un ambiente de esta naturaleza el elemento humano y sus interacciones son la parte principal y el eje articulador entre docentes y alumnos es el juego en todas sus expresiones, actividad que por sus características integradoras está presente, en diversos momentos del proceso de enseñanza-aprendizaje con distintos propósitos.

            El juego es una actividad que ha sido valorada como recurso educativo desde la más remota antigüedad, (Cratty:1984) hace referencia a una cita de Platón en la que afirmaba: “al enseñar a los niños pequeños, ayúdate de algún juego y verás con mejor claridad las tendencias naturales de cada uno de ellos”

            Una de las características más destacadas del juego es su universalidad, pues prácticamente está presente en todos los tiempos y lugares lo que lo ha convertido en objeto de estudio de filósofos, psicólogos, antropólogos e historiadores. Ante este panorama, sería una aberración minimizar la importancia didáctica que encierra este recurso que como hemos visto, parte de la naturaleza misma de los sujetos que aprenden a tal grado que “la cultura humana ha surgido de la capacidad del hombre para jugar, para adoptar una actitud lúdica” (Huizinga 1987).

            Las diversas acepciones que existen acerca del juego en su mayoría coinciden en atribuirle tres características: La dimensión espacio-temporal, el uso de reglas y la libertad. Veamos en qué consiste cada una:

 

La dimensión espacio-temporal: Todo juego tiene un espacio y un tiempo de realización, estos elementos pueden recrearse evadiendo la realidad a una esfera temporal con una orientación propia provocando con ello la generación de un aislamiento en el que tiene lugar la actividad lúdica. El juego crea entonces sus propias dimensiones y se escapa de la imperfección del mundo en el que se encuentra inmerso para que los sujetos puedan crear su propio orden mientras juegan.

El uso de reglas: Definitivamente no hay juegos sin reglas, éstas, lejos de limitar el juego lo posibilitan y le abren múltiples alternativas. Las reglas pueden ser establecidas por tradición o acordadas en el momento mismo del juego por los propios jugadores, pero una vez aceptadas deben de ser cumplidas al pie de la letra. Son las reglas y su cumplimiento las que permiten que el juego tenga sea emocionalmente atractivo, ya que el acatarlas o no puede hacer la diferencia entre participar o quedar fuera de un juego y lo que es pero, excluido del grupo social con el que se suelen realizar las prácticas lúdicas.

La libertad: Este es un punto medular de los juegos en los cuales reside gran parte de su atractivo que debe ser analizado desde dos vertientes; el carácter voluntario del juego, es decir, la libertad para participar o no en un juego y la de adoptar la estrategia que se considere conveniente. No se puede obligar a nadie a participar en un juego, tampoco se puede decidir por otros la forma de jugar, en este sentido cada quien es libre de hacerlo como le plazca con la ventaja que tiene el juego, a diferencia de la vida real, de intentarlo una y otra vez hasta el cansancio.

 

FUENTE: “AMBIENTES LUDICOS DE APRENDIZAJE. DISEÑO Y OPERACIÓN”

JOSE DE JESUS VELASQUEZ NAVARRO

EDITORIAL TRILLAS 2008

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

LUIS ALFREDO -

MUY BUEN MATERIAL PARA ACRECENTAR EL APRENDIZAJE Y HACERLO MAS NOVEDOSO. GRACIAS POR COMPARTIRLO.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres